Recorrimos mil millones de kilómetros para encerrarnos en aquel microuniverso.

Ellos son Dan y María, regalándome momentos tan bonitos en Windsor, Londres.

Comparte esta historia
Volver al portfolio