Un lugar mágico, una pareja diez, y unas ganas inmensas de fotografiar, fueron las claves de la preboda de Miguel y Mari Cruz.

Nos adentramos en río Alhárabe (Moratalla), y no puedo pedir nada más de ellos porque fueron tan tan naturales, y me transmitieron tanto tanto, que en todas las fotografías se puede apreciar el amor que se tienen el uno al otro.

Espero que os guste tanto como a mí.

Comparte esta historia
Volver al portfolio